¿El dinero cambia a las personas?

El dinero; con sus defectos y virtudes, limitaciones y paradigmas, sea cual sea, el concepto que tengamos respecto a éste, y la vida la cual llevemos, de algún modo u otro, estará siempre presente queramos o no. Por un lado, mal interpretado como un fin o un resultado y, por el otro, como un intermediario, dado que irónicamente lo necesitamos para poder vivir. Aunque, en la lucha por conseguir cada vez más dinero, nos cegamos tanto por definirnos con la vida que nos venden los medios, que algunos llegamos a perder la noción y real significado de lo que es verdaderamente vivir, para empezar únicamente a sobrevivir.

Se puede confiar en las promesas de la gente sobre cualquier cosa, salvo si se trata de dinero. – Mahatma Gandhi

Así como el dinero, nos puede dar una vida cómoda; con las mejores cosas de la vida, también nos puede ofrecer todo lo contrario, dando a conocer en ese proceso, nuestra verdadera personalidad, aunque también de los que nos rodean. Dado que, cuando el dinero se pone en el centro de una relación, o un vínculo con uno a más personas, como consecuencia, se obtendrá el nivel de transparencia que se posee. Y resulta irónico, que alguno de nosotros, muchas veces solo nos enfocamos en tener cada vez más dinero, o simplemente poner a éste por encima de todo, de modo que, llegamos hasta tal punto de tener una vida llena de frustraciones por alcanzar dicho fin, volviéndonos seres desconfiados y con falso carácter inclusive.

Si bien, sabemos que el dinero no puede comprar la felicidad, también debemos saber, que cuando no le damos un uso correcto, éste trae consigo más de un problema de algún modo u otro, y por tanto, a consecuencia pone en tela de juicio nuestra verdadera voluntad de ser feliz, y aún más, debido a los efectos, el hecho de reconsiderar a todos aquellos con los que realmente podemos contar dentro de nuestro círculo más cercano.

Como seres humanos, por puro ego, tenemos el anhelado deseo de conseguir las mejores cosas de la vida, aunque esto no garantice nuestra verdadera felicidad, ya que realmente ésta surge, en manejar correctamente nuestras expectativas que parten desde los verdaderos principios de cada uno; es decir, de nuestra propia naturaleza con fines bienintencionados, y a su vez, teniendo siempre en cuenta que los mejores y más gratos momentos de la vida no tienen precio. Por lo que, dependerá de esto si el dinero llegará a ser realmente un problema o no.

De por sí, el dinero, aunque en algunos casos se vea como un fin, siempre resulta ser solo un medio para satisfacer una o varias necesidades, por lo que existe una gran diferencia entre esas necesidades que poseemos y la disposición apropiada que tenemos para recibirlas, y es por esta razón, que cada quién siempre, según las decisiones que tome, recibe lo que se merece.

A causa del dinero, en el transcurso de nuestra vida, no sólo podemos perder o ganar bienes tangibles e intangibles, oportunidades, momentos únicos, etc., sino también, al querer siempre más o encapricharnos por un estilo de vida en particular, podemos llegar a perder nuestra identidad en ese camino. Por consiguiente, ten siempre presente, que el dinero con el tiempo les puede arrebatar el corazón a las personas y esto puede resultar, en muchos casos, irreversible.

La gente cambia tanto, que en ocasiones uno se pregunta si alguna vez fueron esas personas que uno pensaba que eran, y es por eso que cuando el dinero se va, en ciertas ocasiones se lleva personas consigo.


About Sergio Urbano

Especialista en Tecnologías de la Información de profesión, pero instruido causalmente en las Finanzas Personales. Aprendí, lo puse en práctica y siempre gané, en peor de los casos experiencia. Entendí que para tener el control de tu vida tienes que empezar en tu salud financiera... y si tienes algo bueno en tus manos que le puede ayudar a los demás entonces debe compartirse.

 
 

^